Emocionalmente científica.

Hace unos años me creía una persona muy científica, racional y coherente. Hasta que enfermé y la medicina convencional no podía hacer nada para que recuperara mi salud. Únicamente a veces aliviaba el síntoma, pero mi vitalidad se había esfumado. Con 26 años tenía muchas ganas de hacer cosas pero en un cuerpo que no podía. Cuando la medicina convencional llega donde llega empiezas a interesarte por medicinas alternativas y a mí me gusta llamarlas complementarias. Gracias a estas medicinas hoy estoy sana.

Quiero hablarte de como las emociones afectan a nuestra salud. Así que voy a ponerme emocionalmente científica.

Se solía decir que tus genes determinan tu destino pero ahora la ciencia ha desvelado que esto NO ES CIERTO. Los genes fabrican proteínas. Tu cuerpo es una fábrica de proteínas, cada célula de tu cuerpo hace proteínas, excepto los glóbulos rojos. Así que para que una célula haga una determinada proteína un gen tiene que estar regulado.

Los genes con los que has nacido, esto si viene determinado, se apagan y se encienden como luces de un árbol de navidad. La Epigenética estudia la capa que envuelve el ADN. Esta capa consta de procesos bioquímicos y estos modifican el ADN sin alterar su secuencia.  Es decir que unos genes pueden expresarse o no dependiendo de las sustancias que lo rodeen, encendiéndolo o apagándolo.

Se han hecho estudios científicos con ratas y han descubierto que lo que influencia a la hora de que un gen se encienda o se apague es el entorno que rodea la rata. Si la rata la cambian de entorno, esta tiene experiencias nuevas, nuevos pensamientos, nuevos sentimientos y por tanto nuevas EMOCIONES.

Trasladándolo a nuestro día a día, el gen que regula tu dolor de cabeza, el gen que regula que no te quedes embarazada, el gen que regula que se haya reproducido un determinado cáncer hay que apagarlo. ¿Cómo ha llegado a encenderse?

Estudios científicos dicen que tenemos entre 60.000 y 70.000 pensamientos diarios y que el 90% de estos pensamientos son los mimos cada día. Estos pensamientos producen las mismas conexiones neuronales, las mismas experiencias, los mismos sentimientos y las mismas emociones.

Para encender o apagar un gen tengo que traer nueva información a mi conciencia, ver las cosas o conflictos que me están sucediendo de distinta forma, de esta manera voy a pensar diferente, voy a hacer nuevas conexiones neuronales, nuevas experiencias, nuevos sentimientos y nuevas EMOCIONES. 

Aquí es donde entra la Bioneuroemoción.  Éste, es un método donde se acompaña al consultante a cambiar la perspectiva de su conflicto. Entender, sin culpar, porque piensa de determinada forma que le está enfermando.  Se utilizan distintas técnicas como la Programación Neurolingüística, la Hipnosis Ericksoniana o el árbol transgeneracional entre otras.

Con todo esto quiero decirte y que comprendas que las cosas no son tal y como nos las han contado hasta ahora. La ciencia lo ha confirmado. Tú puedes hacer mucho por tu salud. Puedes elegir no sentirte víctima y ponerte manos a la obra para recuperar tu salud.

Con cariño,

Td