La muerte no existe.

LA MUERTE NO EXISTE

Todo empezó con una fatídica noticia. Uno de los abuelos de mis hijos estaba enfermo, muy enfermo. Su esperanza de vida era de 4 a 6 meses. Así que la palabra muerte y lo que conllevaba estaban a punto de experimentarla mis hijos.

Entonces pensé que ellos iban a vivirlo de la forma que lo viviéramos los mayores. Así que me puse manos a la obra para cambiar mi creencia.

La YO de antes no tiene nada que ver a la YO de ahora. Antes, mi década de los 20, pensaba que te morías y ya. No había nada más. Nacías, vivías experiencias y cuando te tocaba te morías.  Esta creencia puede ser aterradora y generar miedo a la muerte. No quería que mis hijos tuvieran miedo a la muerte. Así que sin más decidí cambiar mi creencia. Para ello me documenté. Leí un par de libros de Bryan Weiss, donde nos explica como sus pacientes en plena regresión hablan de vidas pasadas. Tiene un libro precioso de hechos reales, donde cuenta una historia de amor de dos de sus pacientes, como se encuentran y como el destino los vuelve a unir después de cientos de años.

Luego vino el libro de Anita Moorjani, Morir para ser Yo. Habla de su historia cercana a la muerte. Investigué también por ahí. Muchas de las personas que han vivido esta experiencia coinciden en lo que explican.

Luego la famosa ley de la conservación de la materia que dice que  la materia ni se crea ni se destruye, se transforma. Así que no nos destruimos, nos transformamos.

Si hay algo cierto en todo esto, es que no tenemos la certeza de qué sucede cuando mueres. Así que una creencia es tan válida como la otra. Entonces decidí creer que había algo más después de la muerte.

Esta creencia, la nueva que he elegido me hace vivir en paz.

A partir de aquí un mundo se me ha abierto, el de la espiritualidad.

Antes Dios era un señor con barba blanca sentado en un pedestal en la quinta dimensión vigilándonos y castigándonos continuamente.

Ahora Dios, o como quieras llamarlo, Inteligencia Universal, La Inteligencia que lo sostiene todo, La Fuente, La vida, El Universo….., es de lo que estamos hechos, una fuerza amorosa que nos da y nos muestra lo que pedimos  ¡y no lo que anhelamos! De eso ya hablaré otro día.

En definitiva, para mis hijos y para mí, LA MUERTE NO EXISTE, es tan solo una transformación hacia algo desconocido y amoroso.

Con cariño,

Td