Cuando una persona nace, el cosmos se encuentra alineado en un momento exacto para ese nativo.  A ese momento se le llama tu carta astral (conocido también como mapa natal, mapa astral, carta natal o radix) entonces, tu carta astral es una fotografía tomada al instante de nacer.   

En ella se encuentran escritos tu cuadro de intenciones para anular deudas, cerrar círculos, soltarte y fluir. 

Es un compromiso con nosotros mismos donde puedes descubrir lo que a simple vista no ves, describe la personalidad, tu misión de vida, como es que te ve la gente a tu alrededor, tu manera de amar, tus valores, tus proyectos, tu emoción, etc… de hecho, cuando hay una situación a tu alrededor que no ha sido aprendida se repetirá una y otra vez hasta que esa lección sea superada.

Los planetas nos muestran un camino de transformación que somos nosotros quienes decidimos si seguirlo o no. Podemos estar por encima de los aspectos negativos y aprovechar los positivos. Esa es una decisión consciente de cada persona y es lo que nos ayuda a crecer.

Somos seres espirituales viviendo una experiencia terrenal y es por eso que nos vemos envueltos en todo tipo de situaciones y vivencias, venimos a sentir.  Nuestros sentimientos son movidos básicamente por el amor y el odio. Tal cual el Ying y el Yang, alegría, entusiasmo, gozo, paz, como también tristeza, dolor, ira, soberbia, envidia ….. Somos nosotros los que elegimos lo que venimos a aprender y a superar, como también a través de quien lo hacemos.

Por lo tanto, somos seres de luz con una expresión única de vida, auténticos e irreemplazables y por supuesto necesarios para la evolución del Universo. La Creación no estaría completa sin ti por eso es tan importante conocernos, desnudar nuestra alma ante nosotros, avanzar, crecer y evolucionar para lograr trascender.

A través de la Astrología, podemos RE-conocernos desde el nacimiento donde surge el amor y donde el miedo, la verdad y la mentira, la salud y la enfermedad, la fantasía y la realidad, la valentía y la cobardía, la abundancia y la escasez, el ego y la humildad, etc….  Recordamos, potencializamos y revolucionamos las fortalezas que Dios, el Universo, el Tao o ese Ser Superior en quien tú crees, nos dio para trabajar.

Antes, las personas buscaban la astrología como una herramienta para definir una solución “fuera de su alcance” y así podían “culpar” a los astros de todo lo malo o bueno que les podía pasar en su vida.

Hoy en día, la astrología nos muestra mucho más; Es una manera a través de la cual llegas a reconocerte, comprenderte, discernir y aceptar trabajar en ti por alguna situación en la que te puedes ver envuelto (eso lo marcará tu carta astral personal) y al atender directamente tu situación a consciencia comienzas un desarrollo personal.

Todos poseemos la inteligencia y el talento para ser lo que visualizas de ti mismo.  La astrología te ayuda a eliminar lo que te impide llegar a mejorar.  Siendo consciente saldrás de esa zona cómoda que cada día se vuelve más incómoda, a veces sin darte cuenta.  Cada vez son más las personas que buscan soluciones en los astros en armonía y conexión con su ser, desarrollando su capacidad de motivación – acción – intuición.

Todo lo que necesitas saber sobre ti, está en tu carta astral.

Por eso me interesa compartirte como poder interpretarla y poder trabajar cada una las energías disponibles pues el Universo siempre quiere darnos esa fluidez, como un aprendizaje de vida.  En el entendido del: “Nunca se pierde, se gana o se aprende” así podremos interpretar juntos esta fascinante práctica observatoria para finalmente vivir como estamos llamados a vivir:  Plenos y felices

Recuerda que lo que vibramos, lo esparcimos a nuestro alrededor, de ahí la importancia de saber qué estás vibrando.

Te invito a conectar conmigo en las redes sociales y por supuesto, a compartir este post con quien vibre igual que tú.

 

 

Marvi Cardona es astróloga fundadora de Cuarto para la Luna.